Una nueva novela: Viaje a Escandinavia Mis nietos de invierno sale al mercado editorial argentino esta semana. Al mejor estilo de las crónicas de viajes, su autora Paula Winkler nos lleva de la mano por un viaje interior rodeada de paisajes maravillosos.

 

Relatada en primera persona, la protagonista cuenta su experiencia que a poco de andar se convertirá en la vivencia del lector también, identificado de lleno con los vericuetos de la vida misma.

 

Les compartimos unos párrafos a continuación:

 

“Nuestra guía, a quien llamaré Agneta a secas a partir de ahora, de una piel lustrosa y bronceada a diferencia de mí, de tez pálida como una modelo de Modigliani pese a provenir del sur tan soleado, exhibía además de su buen color, la energía de la mujer que calza orgullosa los zapatos del matriarcado. Hizo una seña para que la siguiéramos, y Raúl y yo cumplimos a pie juntillas. En verdad digo “a pie juntillas” pensando en Raúl, pues a mí me daba mala espina lidiar con una vikinga: se parecía bastante a mi Oma. Oma poseía una auto-exigencia al límite, que trasladaba al resto de los mortales. Yo nunca pude imitar su andar de reina felizmente coronada. Todos solíamos sentirnos aplastados por su estilo. Además, si vivís oyendo criticar en alemán a cuanto criollo se te acerca, al fin el Norte te abruma. Y eso era la Oma, el Norte. Me hacía enojar con su actitud habitual de superada. A veces, deseaba quedarme solo con mi otra abuelita: por qué no te vas a Berlín y desaparecés, vieja tonta –refunfuñaba a escondidas.

 

Supongo, sin embargo, que las mujeres adultas competimos sin bronca entre nosotras, acaso porque queremos de la otra lo que nos falta o le sobra. Pero hoy, cuando decidimos tomar el toro por las astas y transformarnos en hacedoras de nuestro destino, no deberían de importar tanto los puntos cardinales”.

En esta crónica de viajes, Paula Winkler se mete en mundos simbólicos distintos, que se tensan o distienden según las circunstancias de cada personaje y de cada país que visitan. Un hecho sorpresivo, hacia los finales, pondrá al lector en situación de preguntarse de qué se trata la vida; y pese a las diferentes culturas de los protagonistas y los round characters europeos y sudamericanos de la novela que colaboran a sostener ágilmente la trama, ¿dónde se encuentran el Norte y el Sur de Occidente, en definitiva, si somos todos vulnerables?

 

Viaje a Escandinavia Mis nietos de invierno de Paula Winkler cuenta con una delicada edición a cargo de Vinciguerra, en la Ciudad de Buenos Aires, Argentina y contiene 136 páginas. Su bella fotografía de tapa: Estocolmo, fue tomada por Anders Nilsson.

 

¡Sólo les resta dejarse llevar por la imaginación y volar a Escandinavia!

 

Facebook Comentarios